Consejos sobre el bienestar femenino.


19 enero, 2018
by: María Iannuzzo

En nuestra sección de vida saludable abordaremos un tema de suma importancia para nosotras las mujeres como lo es la salud femenina y es que muchas veces nos preguntamos, ¿Cuándo debemos comenzar nuestros controles  ginecológicos? ¿Debo esperar tener una vida sexual activa para acudir al ginecólogo?  ¿Cuándo debo realizarme mi primera citología? Y la mamografía, a qué edad se debe hacer. Estas y muchas otras preguntas surgen a medida que comenzamos a tener conciencia de nuestro cuerpo como mujer y, más aún, en la actualidad  cuando el inicio de la vida sexual comienza a una edad tan temprana. Por este motivo sentimos la necesidad de escribir sobre el tema y así poder  aclarar las dudas que surgen en la población femenina que apenas comienza a conocer su cuerpo.

Para toda mujer, inclusive para aquellas que físicamente son mujeres, pero no se sienten identificadas como tal, el control ginecológico es fundamental para la prevención de distintas patologías, sobre todo las relacionadas con nuestro aparato reproductor. En qué momento se debe dar inicio a estos controles es la duda que muchas mujeres tienen y que aquí les ayudaremos a aclarar.

Lo primero es saber que no necesariamente debes haber iniciado una vida sexual activa para acudir a tu control ginecológico. Hoy en día hay múltiples enfermedades que afectan a la mujer en la infancia y adolescencia, las cuales llevan a tomar conciencia del funcionamiento de nuestro cuerpo a corta edad. Entre estas entidades podemos encontrar síntomas como flujo o secreciones vaginales, ausencia del desarrollo de los caracteres sexuales secundarios, alteraciones en las mamas,  síntomas relacionados con el síndrome de ovario poliquístico (tales como  acné, hirsutismo, ciclos menstruales irregulares, dismenorrea, alteraciones metabólicas) o inclusive la ausencia de menstruación ya finalizando la adolescencia, los cuales son motivo de consulta muy frecuente en ginecología.

Una vez que se da inicio a la actividad sexual, los motivos de consulta aumentan, es aquí en donde comenzamos, algunas responsablemente, otras no tanto, a tener conciencia de nuestro cuerpo y a cuidarlo como un templo. Si has dado inicio a tener relaciones sexuales con tu pareja, o estás pensando en hacerlo,  la  primera consulta debe ir enfocada a obtener un método de planificación anticoncepcional, esto, si en tus planes no está aún el tener hijos. Existen múltiples métodos hormonales y no hormonales, con diferentes  vías de administración, creados para adecuarse a tus necesidades. El método anticonceptivo a usar es algo que debes decidir en conjunto con el especialista, tomando en cuenta los pro y los contra de cada uno de ellos para tu salud, en una elección totalmente individualizada adaptada a la realidad de cada mujer, por eso nunca debes iniciar un método anticonceptivo sin asesoría profesional.

Si tu virginidad es algo del pasado, tu control ginecológico, además, debe incluir la realización de una Citología, que es simplemente una técnica que permite visualizar lesiones pre malignas o malignas del cuello del útero y de esta manera disminuir la incidencia de cáncer de cuello uterino realizando un diagnóstico oportuno.

La frecuencia de realización de las citologías va depender en gran medida de la incidencia de patologías uterinas en cada país, en el caso de nuestro país, se realiza de forma anual si no existen factores de riesgo y semestral si existen antecedentes de cáncer uterino en la familia o algún factor predisponente. La colposcopia es un estudio complementario a la citología, que se realiza bien para confirmar o para descartar la existencia de estas lesiones, por lo cual, estos dos procedimientos son básicamente preventivos.

Por otra parte, es pertinente hacer mención que la patología mamaria cobró mucha importancia en estos últimos años. Es por ello que resulta muy importante empezar a incluir el examen mamario en los controles ginecológicos. Se recomienda realizarse una mamografía y una ecografía mamaria entre los 35 y los 40 años,  esto varía para las personas que tienen antecedentes familiares  de patología mamaria a los cuales debe iniciarse en estudio más temprano.

Y cuándo iniciar el autoexamen de mama?  No hay una edad específica para realizarlo, muchas adolescentes tienen esta intriga, lo recomendable en aquellas pacientes que menstrúan es hacerlo una vez al mes, en el período post menstrual, que es el momento en que la turgencia mamaria es menor. En pacientes menopáusicas, también hay que hacerlo una vez al mes. Lo ideal es generar una rutina de prevención y concienciarse acerca de su importancia.

Debe realizarse una ecografía transvaginal obligatoriamente? En líneas generales este no es un método diagnóstico que pueda considerarse como de rutina, pero si puede solicitarse si existen antecedentes o clínica  de alguna patología que amerite su realización.

Al mismo tiempo, una vez que la mujer entra a la menopausia, también es de suma importancia que continúe asistiendo a sus controles ginecológicos, pues los cambios hormonales van a ocasionar múltiples síntomas y modificaciones en todo su sistema que amerita la asesoría de expertos. Por estas razones es que concienciamos sobre la realización de estos controles de manera rutinaria, al menos una vez al año, para así poder tener un mejor control de nuestra salud femenina.

 

ESCRITO POR: DOCTORA CARMEN CRISTINA BETANCOURT

Volver